AMOR INCONDICIONAL



El cotidiano sonar del despertador, la cara ajada por las arrugas de la almohada, los ojos hinchados, la garganta seca, el aliento matinal , un leve bostezo y algo de garraspera marcan los días que irremediablemente han de pasar. De repente un par de caniquitas me observan con alegres destellos que se abren paso entre una bola de pelos que juguetea moviendo patitas y cola al unísono en un intento por abalanzarse y decirme “te quiero”. La rutina, los problemas, la falta de trabajo, las crisis, los dolores de cabeza, las gripas, no son obstáculo para que aquella bolita peluda de cuatro patas saque la lengua diciendo “ qué no ves que babeo por ti”. Esta noche se me ha olvidado comprar las croquetas y llegué tardísimo por lo que no hemos podido salir a caminar. – “ No te preocupes, mejor tú cena” me has dicho al recibirme. La televisión, el internet, los pendientes de la oficina me distraen y luego de horas, sigilosamente te quieres enredar entre mis pies para decirme – “aquí estoy “ . Una leve caricia te he dado y respondes: – “ ¡me haces tan feliz!”. Cuando tarareo fuera de tono una canción, tus orejitas se levantan y un tanto desconcertada te quedas calladita para entonces retomar mi canto con alegría.
Eres todos y el único, eres la compañía de mis hijos y nos has dejado claro que no eres su juguete, aún así, cuando te jalan las orejas retozas y te vuelves tan niño como ellos, nos cuidas y vives atento de nosotros.
Cuando te pasa un accidente doméstico o alguno de tus instintos te lleva a hacer cosas que no entiendo, te castigo, con el dedo “señalador”y el ceño fruncido te mando a tu rincón, con la cabecita baja y a paso lento te echas esperando que se me pase el coraje para de nuevo mover la cola y perdonarme.
Al salir de casa quisieras acompañarme y a gritos me dices que no puedes dejarme solo, que no quieres que me pase nada, mas no se escucharte, sólo te digo que no ladres.
Cuando me ves de la mano de mi pareja tardas en asimilarlo pero luego vas y como si fueras mi cómplice le dices al oído que soy lo mejor que le pudo haber pasado y al verme feliz tú ya lo eres.
Al ir por la calle muchos te ven como otro más que viste la escenografía urbana. Harapiento, mugroso, dando asilo a un sin fin de pulgas, desafías autos, fríos, hambres , violencia y desamparo; al detener mi coche frente a ti me reconoces y me cuentas tus peripecias, tienes la mirada triste y cansada sin embargo me haces tuyo tan sólo porque te sonreí o te di una caricia. Enfermo has aprendido a curarte lamiendo las heridas que van dejando las cicatrices con las que se pueden contar los años de tu vida. Sin pedir nada a cambio aún te atreves a mover la cola ante tanta mezquindad y sigues siendo fiel y sigues esperando que cambiemos y te respetemos, y sigues y sigues con tus cuatro patas dejando cuatro huellas que son más que las dos que yo puedo marcar.

Eduardo Sastrías

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Perros

Una respuesta a “AMOR INCONDICIONAL

  1. que bonito blog =)son animales tan lindos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s