INEXORABLE CIRCUNSTANCIA


 

Por la rendija se ha derramado
una gota de lamento,
los suspiros ladran entrecortados
perdiéndose al ras de la muda banqueta.
El viento lacerante empuja las hojas
que se tropiezan y amontonan
al filo de la tarde que todo lo taja.
La sangre emana y el ulular de un grito abandonado se acerca olfateando lo que la luz de un día concebido dejó.
Las paredes libran su propia batalla, luego,
han de seguir en pie.
No hay escapatoria, todos los caminos arrastran la muert
e.

Eduardo Sastrías

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s