VIGILIA

Has muerto…
Atrás quedó tu punzante reverberar estrellado,
has fenecido tras cerrar tus fauces imaginadas.
La mano ejecutora sucumbe ante los incisivos flagelos matutinos
y el eco de un grito lastimero has dejado al sigilo.
Tres gotas derramadas en un cáliz expiatorio sólo han permanecido en el saldo.

Un lamento convulsionado,
el taladrar de un reloj y
un vaso seco de sed
simulan risotadas diabólicas
que aturden las silentes paredes.

Has muerto noche, has muerto y
mi paciente cadáver reposa junto al tuyo.

Eduardo Sastrías

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s