Archivo mensual: junio 2007

Perdona a estos guarros Señor

Tras la pérdida de la perrita “el trapeador” quien fuera atropellada al buscar sombra debajo de un auto que accidentalmente no la vio, y aunque huraña y rejega con los años, quién sabe cuantos, había pasado a formar parte del paisaje de los jardines de la oficina, testigo mudo de las debilidades humanas, compañía y lejana complicidad con la adorada Negra. Ahora la Negra visita el lugar donde se enterró a la Trapeador y sigue su camino triste y sola. Sin embargo quizá las oraciones de la Negra fueron oídas y una compañera el cielo le ha traído, un ser que nos llenará de alegría y nos reconciliará con nosotros mismos. Grafiteada, golpeada, herida y aún con leche por no haber terminado el destete llegó la Güera # 3 (todavía no decidimos si le dejamos el nombre de Güera por ser tan parecida a sus antecesoras) no tan alegre, notorio fue que alguien le quito a sus crías quizá para sacar un provecho económico en algún tianguis o esquina callejera y la abandonaron a su triste suerte donde la saña se encontró con ella, la vistió de grafitis, de heridas, de tristeza y hambre. A las puertas de la oficina llegó y materialmente echó su herido y doliente cuerpo pidiendo más que una sombra un poco de cariño. Sus ojos que no ocultaban su desgracia se clavaron en los míos y al grito de Güeeeera su cola se movió diciéndome “ven y dame un abrazo” y en efecto eso hice, la acaricié una y otra vez mientras ella suspiraba. Le revisé sus heridas y me di cuenta del estado tan deplorable en el que se encontraba, pero aún así se veía fuerte y animosa, un día pasó y decidió quedarse, otro día y aún cuando surgieron diferencias con la Negra la nueva Güera ha decidido quedarse a darnos su cariño su fe y perdón a nuestra raza que tanto daño le ha hecho. Otro de tantos ejemplos de la nobleza de estos ángeles en cuatro patas que a diario nos dan además de amor, compañía y el regalo de sus enseñanzas

Eduardo Sastrías

Deja un comentario

Archivado bajo Perros

AMANTE BANDIDO

El pasado sin previo aviso cual cometa incandescente se proyecta en tu mente. Te tira y te lleva a un lugar que creías olvidado, te preguntas si existió o acaso no fue sino una loca quimera de tu imaginación.
Los fantasmas van saliendo uno a uno en este circense baile de recuerdos rotos cual vil espejo en mil pedazos que ha querido reflejar sólo pequeñísimas piezas de ése que alguna vez fuiste.
Te has ido reinventando día a día en tortuosa lucha por sobrevivir al olvido.
El azaroso y vertiginoso devenir de los acontecimientos en tu vida te ha cambiado, te ha destruido y te redime para al final reconstruirte como el otro que no reconoces.
Y una frase lejana te ha robado el presente, te ha quitado la máscara de la seguridad para humedecer la tierra de la nostalgia.
Seré tu amante bandido, huracán abatido…revuelan los sonidos en tu mente.
Y en un oasis perdido, corazón, corazón… luz y esencia casi olvidadas en su etérea presencia. Quieres aferrarte pero tus dedos sólo consiguen jugar con el aire.
Del otro lado los testigos de la historia mencionan un nombre que no reconoces, lo deletreas, y lo repites una y otra vez como un eco ancestral que suena a ése que has dejado de existir.

Eduardo Sastrías

Deja un comentario

Archivado bajo Arte