MIEDO


De súbito te hiciste presente aturdiendo
los canales de mi ser.
Amordazaste mi alma entonces vulnerable
para someterla a tu arrojo.
La quietud y el movimiento fundaron su reyerta alegórica
previa al cortejo extenuante que con tu mano asfixiaste.
Y en la cima de la colina tus brazos levantaste,
llevando en tus sienes el laurel de tu apócrifa victoria
mientras la faja ceñía el rictus de tu disfraz.

Tu patética facha hendía en mis ojos
La daga de tu cruel frenesí.
No era más yo,
tu helado aliento entró por mi boca
dejando el ocre sabor de la muerte.

Eduardo Sastrías

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s