SIETE



Siete veces siete, siete días, siete meses, siete años…siete.
La pesada y roída túnica le cubría, siete veces siete,
su andar lento y doloroso se apoyaba en la hoz,
el filo de rayo cegador …siete veces siete me atajó.
Mis vestiduras se abrieron en llaga perenne…siete veces siete.
La falange apuntó el camino hacia la eterna prisión de mis errores.
El tiempo se detuvo en la muerte congelada y el viento se paralizó,
la luna lloraba el silencio que de la tierra se adueñó,
su grito sólo fue audible para mi…
Siete veces siete, las puertas del paraíso se cerraron.
La blanca yegua de la muerte relinchaba ante el cántico de los siete demonios.
En la punta del risco, siete veces siete… el eco del llanto de un ángel.
Siete veces siete, los caminos se perdieron en la noche apocalíptica.
Siete veces siete, siete días, siete meses, siete años…siete

Eduardo Sastrías
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s