Archivo mensual: septiembre 2009

¡YA ESTUVO SUAVE!

 

Lic. Felipe Calderón Hinojosa
Presidente de la República Mexicana:

Con todo respeto en mi calidad de simple ciudadano me permito escribir esta carta abierta con la finalidad levantar una protesta en contra del paquete económico que ha propuesto el secretario de Hacienda, Dr. Agustín Guillermo Carstens Carstens como medida para enfrentar la crisis económica global que afecta a nuestro país.
Resulta claro y evidente que el modelo económico actual ha sido una fábrica de pobres, es así que entonces no habrá impuesto que solucione la pobreza en este país mientras se continúe con dicho modelo. Es más, al crear y subir impuestos se desatará un efecto inflacionario provocando peligrosas afectaciones a la planta productiva ya que el consumo disminuirá y por ende el desempleo aumentará, qué hará entonces señor Calderon con tanto desempleado; las filas de la economía informal (que por cierto no paga impuestos) y la economía ilegal (un flagelo para la seguridad y el bienestar de los mexicanos) se verán engrosadas.
Me parece demagógica y populista la justificación a tal paquete económico.
México un país con riquezas naturales, minerales, turismo y tierras agrícolas, entre otros, le ha apostado a competir con los países más grandes industrializados quedando siempre rezagado y en último lugar, la economía se ha alejado de las necesidades y características propias del mexicano.
Remesas y petróleo se han convertido en la base de la economía nacional, la investigación, inversión productiva, fortalecimiento del campo, vías férreas y marítimas quedan a un lado sumergidas en trámites burocráticos que las han ahogado.
La educación, factor preponderante para el desarrollo del país, se encuentra secuestrada en manos de una maestra y sus agremiados que son realmente de dar pena.
El crecimiento demográfico se ha descuidado; los asentamientos irregulares cada vez son más, los mexicanos sin oportunidades de educación, salud y trabajo, tendidos en camellones de avenidas son más; quienes se aventuran a cruzar la frontera norte en busca de una vida más digna son más.
En contraste el despilfarro a manos llenas por parte de diputados y senadores es realmente insultante.
Los gobernadores de los estados (pequeños reycitos) inmersos más en la cultura mediática que en la de servicio, se levantan el cuello (blanco) y se engolosinan con obra pública para ganar jugosos negocios e incrementar su popularidad, puentes y más puentes, algunos incluso han construido templos, que no solucionan en mucho la vida de quienes gobiernan, y no crean una base de empleo sustentable, sino eventual principalmente mano de obra para ingenieros y albañiles.
Es claro para el secretario de Hacienda que la dieta a la que expone al mexicano común está muy lejos de su alcance, si bien la crisis para él hace un año era una “gripita” la medicina ahora ha venido a ser peor que la enfermedad.
Ya estuvo suave señor Calderon, México ya no aguanta más, es tiempo, en efecto de reformas claras y responsables, de cambios significativos y no PAN con lo mismo. Ya estuvo suave de justificarse con tono amenazante en sus conferencias y comunicados mientras el hampa, el hambre y el desempleo se estampan en su propia cara.
¿Cuál es su finalidad señor Calderon?, ¿Crear un descontento nacional? , ¿Una evasión masiva de impuestos? No lo entiendo señor, el ciudadano común tiene que comer, pagar renta, luz, gas, teléfono, transporte y cada día ve más difícil satisfacer sus necesidades, esto si cuenta con un ingreso decente. La vida del mexicano que cuenta con un trabajo es de levantarse al alba y regresar en la noche agotado con un poco de dinero para llevar a casa y ahora se lo quiere quitar materialmente de las manos, esto es un abuso, es una indecencia señor presidente. Y qué hay del desempleado que ve su vida en filas interminables en busca de la esperanza de tener un ingreso, qué hay del creciente porcentaje de pobreza que usted pretende borrar como con varita mágica con la fácil, irresponsable y errada fórmula de subir y crear impuestos.
Sépase señor presidente que los ricos de este país no consumen ni aquí ni lo de aquí, ellos se van a Estados Unidos o a Europa a consumir, allá se quedan sus impuestos, es la cada vez más raquítica clase media la que sostiene la endeble economía del país.
Acaso el más pobre no pagará la tasa del 2%, no le aumentará la luz (si tiene) y no se verá afectado por una inflación de precios. Entonces de dónde viene a decirnos que esta medida ayudará a los que más lo necesitan (que al paso que vamos seremos la mayoría de los mexicanos).
Ya estuvo suave de Teletones y de “Redondeos” que lo único que hacen es más rico al rico con cara de misericordia y caridad, son dichas empresas las que deben pagar sus impuestos y no exentarlos y lo más patético aún devolvérselos. Es el gobierno quien tiene la OBLIGACIÓN de proveer SALUD y EDUCACIÓN al país, no es tarea de un Teletón o de un Redondeo.
Qué difícil es entonces ya creerle señor presidente, qué patético es ver que sus propuestas de campaña sólo fueron una pantalla para llegar al poder y sobretodo qué triste es ver en lo que ha convertido a este país.

Atentamente
Eduardo Sastrías Bordes

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica Política, Epistolar