DELIRIO


Te esperé como todos los días,

como todos los años
con todos sus meses.
Me perdí en el laberinto del  “ya llegarás”…
Nunca tocaste la puerta que dejé entreabierta.
Te inventé en mis sueños
y me alimenté del hambre de una quimera
que se ha pegado a mí como una sombra enferma.
No pude sino en mi loca mente inventarte
para atreverme a  desearte.

Te esperé hoy en el minuto
que marca la hora del día de la semana
del mes y del año que no apareciste.
Borré el tiempo con la sal de una lágrima
que escondí en la olas del mar.
Dejé de escuchar mis lamentos y los huecos
sonidos de bocas ajenas.
No existes más, nunca has sido,
ni serás la tonta aventura mental
que ha querido tomar el timón
 de mi vida  sentimental.

Te esperé  y después de tanto tiempo
no me queda  sino inhumarte 
en aquel sepulcro inerte
que te he preparado.

Eduardo Sastrías  

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s