INVASIONES BARBARAS


Guión y realización: Denys Arcand
Actores: Rémy Girard, Stéphane Rousseau, Marie-Josée Coze, Marina HandsDorothée Berryman, Johanne Marie Tremblay, Pierre Cursi, Yves Jacques
Música: Pierre Aviat
Producción: Cinémaginaire Pyramide Productions
Coproducción Canada/Francia
Año: 2003
Duración: 95 minutos
Clasificación: C
Invasiones bárbaras quizá poco pueda hacer el título con la historia que cuenta, y es por ello que se decidió anexarle el mote de “Mis últimos días”. Ya que habla, en efecto de los últimos días de Remy, un profesor universitario con un cáncer terminal recluido en un hospital público, divorciado con dos hijos distanciados por la geografía y lo afectivo, una serie de amantes y colegas universitarios que se van uniendo a la historia de estos últimos días  y van recreando un poco el pasado de aquel quien hoy está enfermo y enfrentándose a sus propias carencias, dudando de sus propias ideas y sus propios errores, en el sarcasmo que le ha jugado la vida.
La historia podría en una lectura no ir más allá  del melodrama de un relato sobre las consecuencias de una vida.
Sin embargo, invasiones bárbaras también habla de esa invasión entre un padre y un hijo uno un maestro universitario y el otro un profesional financiero, uno quien escuda sus carencias económicas en un supuesto “socialismo “ y el otro quien gana en un mes lo que el padre en un año.  Uno quien ha recorrido casi todas las áreas del pensamiento del siglo XX y el otro quien difícilmente ha leído un libro en toda su vida a no ser lo que ha estudiado en su campo pero nada más. Sebastián el hijo, el príncipe de estas invasiones bárbaras hará todo lo que esté a su alcance para que su padre  pase sus últimos días en las mejores condiciones. Un reencuentro de dos polos que finalmente se atraerán después de la lucha.
Ante la muerte el pudor ha quedado atrás y es ahí que Denys Arcand decide hacer una alquimia de personajes y situaciones que resultan deliciosas siendo Remy el pretexto para que los alter ego  de los demás personajes vayan surgiendo y  siendo quienes en verdad acompañan a Remy en sus últimos días.
Para Remy la vida cobra sentido cuando comenzamos a envejecer pues antes es sólo una divertida  lucha por lograr un lugar que nunca se tendrá del todo, un lugar que siempre estará esfumándose ante lo voraz de la vida y el inevitable deterioro.
En una segunda lectura Remy podría representar a una sociedad enferma y a punto del colapso pero con ciertos matices de delirio  y comicidad, donde en efecto también suceden cosas buenas y el amor tiene los matices  que van desde la ambigüedad hasta la libertad , el andar de una sociedad del siglo XX con sus guerras y sus conveniencias,  con todas sus doctrinas de pensamiento llámese socialismo, marxismo, existencialismo etc. que se ha convertido en un desfile alegórico  en busca de la felicidad y la paz encontrándolas paradójicamente en lo prohibido, trasgrediendo la norma y  quién pues se atreve a poner la norma se cuestiona esta película, a decir que esto es o no es “normal” y si la norma realmente está funcionando para un mundo desigual, caótico  que vive de prisa y que no está siendo ni feliz ni vive en paz, un mundo bárbaro.

                                                                                                                            Eduardo Sastrías 
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cine, muerte, PELÍCULAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s