Archivo de la categoría: dignidad

EXPIACIÓN

Hoy no te voy a pensar,
las puertas de mi mente y corazón
de par en par las abriré
para que salgas de una buena vez.
Dejaré volar tus cobardes mentiras
a la tierra del nunca jamás.
Te conjugaré como cualquier verbo,
en tiempo pasado.
Mi corazón sudará, no lágrimas,no,
esas no te las mereces,
sino las toxinas que dejaste
en tu efímero paso.
Ya no te voy a pensar,
Ya no te voy a nombrar,
Ya no te voy a olvidar…
Porque nunca exististe.

Eduardo Sastrías 
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, dignidad, Poesía

UN BORRADOR SOBRE VISIÓN DEL RACISMO EN MÉXICO


Este continente fue “descubierto” por error, en la creencia de que se habría llegado a  “Las Indias” sorpresa se llevó don Colón al ver que era un nuevo continente con una riqueza inmensa. Luego fue conquistado a base de la espada y la religión, violado y violentado física y psicológicamente no ha podido resolver este trauma que como todos los traumas sin resolver  quedan en el fondo del “inconsciente” para posteriormente salir a hacer desastres en la conducta, en este caso social. ¿Qué es México hoy en día? Un país que ha desteñido sus colores por el negro del luto con el rojo de  la sangre, ésta que corre de nuevo como en la conquista por la conquista de una tierra y sus usufructos por parte de unos que se llaman Narcos otros que  la defienden y se llaman Autodefensas, todo esto ante los ojos de quienes se llaman Transnacionales y que finalmente son quienes tienen todo el poder en contubernio con el gobierno  y mueven las fichas de este desafortunado y errado país.
Antes el oro fue saqueado, hoy el petróleo es entregado impunemente para secar el país. El pueblo vive con miedo a defenderse, la religión de nuevo ataca, las clases sociales de los “Nice” vs. “los Nacos”, “la Prole”, “los marginales” y todo quien tenga cierto criterio y librepensamiento es catalogado como “los otros”, los que” no son como uno”. Tremendo, tremendo ha sido este mestizaje no resuelto que no sólo se trata de sangre y estirpe (muy dudables por cierto) sino el mestizaje psicológico y social deformado desde su génesis y que es a mi punto de vista desgarrador.
Antecedentes
La conquista del nuevo mundo a través de la violencia y la religión dejaron hondas huellas en la población conquistada, un pueblo despojado, violado y traicionado incluso por sí mismo en aras de la supervivencia o la sumisión ante el poder de la espada y la cruz.
Corrupción, engaño, miedo, enfermedad, destrucción de estructuras sociales, religiosas y mentales, entre otras lacres fueron las bases para la construcción de una nueva colonia “La Nueva España”.
La Nueva España se constituía como un Virreinato sujeto a las órdenes de España.  Al imponerse la cultura del conquistador se establecieron tres grandes clases sociales:
1.- Españoles Peninsulares: el gobierno, los altos cargos eclesiásticos y de negocios fueron exclusivos la mayor parte del tiempo a este grupo, la explotación minera y las mejores tierras de cultivo fueron acaparadas casi durante todo el tiempo que duró el virreinato.
2.- Criollos : estos fueron hijos de españoles nacidos en América y muy a pesar de ser hijos de peninsulares y aunque tuvieron facilidades para el comercio y la educación, los altos cargos en el gobierno les fueron excluidos durante algún tiempo  ya que sólo los peninsulares podían obtener tanto en gobierno, la iglesia y la maquinaria mercantil que movía el virreinato los mejores puestos.
3.- Indígenas:  a los pueblos autóctonos de la Nueva España tras la conquista se les permitió conservar sus costumbres, su organización económica y sus pirámides sociales , eran vistos como mano de obra para trabajar en las tierras que criollos y peninsulares explotaban y no tenían acceso a altos cargos o educación de alto nivel.
Como vemos en la génesis de lo que sería el nuevo país “ México”  la estructura social se acomodó  en base a códigos genéticos más que  a una dinámica social sana y libre.
Este tipo de estructura social además tenía subestructuras  de acuerdo a las combinaciones genéticas de entre la población.
El Virreinato en lo que sería posteriormente México tuvo una duración de casi trescientos años, tiempo en que se mantuvo dicha estructura social que iba encaminada a enriquecer a las cúpulas y mantener la esclavitud en el grupo de la población autóctona.
Dicha situación fue mermando los ánimos y espíritu de pertenencia a la colonia entre la población, en especial los denominados “Criollos”  quienes en 1808 tras la invasión francesa a España, pretendieron formar un gobierno provisional para la Nueva España encabezado por ellos, sin embargo los peninsulares sintieron perder sus privilegios y reprimieron este movimiento mediante un golpe de Estado en contra del Virrey José de Iturrigaray quien simpatizaba con los nativos.
De nuevo los golpes bajos, las traiciones y la desunión social  eran patentes. Una Colonia que se mantenía bajo el yugo del poder de España pero que al interior era un hervidero de corruptelas y abusos cada vez más patentes ante la debilidad de España por la intervención francesa.
Una vez que el gobierno del Virreinato fue retomado por los peninsulares, los Criollos quedaron resentidos y a la espera de tomar venganza y apropiarse del poder, es por ello que el “Grito de Dolores” era : “¡Viva Fernando VII!”  ya que la idea de los Criollos era reintegrarse a España tan pronto el Rey se sacudiera el yugo francés. “Muera el mal gobierno” se refería al gobierno de los golpistas peninsulares. Es entonces cuestionable que el cura Hidalgo buscara la independencia.
Hidalgo jamás pudo haber gritado “¡Viva México!” ya que entonces “México” como nación no  existía , ni  nombre tenía.
La Conspiración de Valladolid en la que participaron Fray Vicente de Santa María, José Mariano Michelena y José María García Obeso estaba programada para el 21 de diciembre de 1809, fueron traicionados y capturados. Al año siguiente , 1810 se preparó la conspiración de Querétaro para el 1 de octubre en la que participarían Miguel Domínguez, Josefa Ortiz de Domínguez , Ignacio Allende, Juan Aldama y Miguel Hidalgo  también fueron traicionados por lo que tuvo que adelantarse para el 16 de septiembre  y ya entonces nadie los detuvo.
En sí las conspiraciones eran orquestadas por los Criollos quienes estaban a disgusto desde el comienzo de la Colonia de ser relegados  y vistos como diferentes ante los peninsulares.

Los Indígenas eran considerados mano de obra y casi a nivel de animales de carga.
Es así que las diferencias sociales se iban recrudeciendo y justificando en cada uno de los grupos; los peninsulares se sentían herederos de la corona, amos y señores de la nueva tierra, el hecho que los Criollos quisieran quitarles el poder los llenaba de un odio e indignación por sentirse despojados de lo que ellos creían se su derecho casi divino.
Los Criollos vivían con la frustración de no poder alcanzar mejores horizontes en sus vidas por el simple hecho de haber nacido en la nueva tierra, y también sentían indignación por ser discriminados aún cuando llevaban la misma sangre española que los peninsulares.
Los indígenas, que cargaban el trauma de la Conquista, sufrían todas las reacciones y emociones propias de una violación, desde el coraje, la impotencia hasta el mismo “síndrome de Estocolmo”  haciéndolos un grupo ya heterogéneo en cuanto a favoritismos hacia sus superiores, creándose lo que hoy conocemos como “ el indio ladino” .
Podemos deducir con cierta aventura que estas tres clases (Peninsulares, Criollos e Indigenas) serían las bases de lo que posteriormente tenderían ser las Clases Alta, Media y Baja, sólo que al ser cada vez mayores las combinaciones de etnias  se estableció lo que hasta hoy podría llamar las máscaras de clase que ampliaré más adelante al tocar con detalle el acomodo social que la corrupción, el narco, las influencias y los privilegios a líderes sindicales han ocasionado en la escala social.
LA CLASE Y EL ABOLENGO
La palabra “abolengo” proviene del latín “avolus”  diminutivo de “avus”  que significa abuelo y el sufijo visigodo “ingos”  que significa “pertenencia a una persona o unidad familiar” .
De ahí se deduce que “Abolengo” sólo se aplicaba a ciertas familias que tenían el privilegio de heredar el apellido y que pertenecían a las clases aristócratas o fundadoras de una comunidad, población.
El abolengo está íntimamente relacionado al “Linaje”
Un linaje es la línea de ascendencia o descendencia de una familia o clan. En términos genealógicos, es la serie de ascendientes y/o descendientes, en cualquier familia, de una persona considerada como el primero de un tronco o rama común.
En Europa y los países que fueron colonias europeas, el linaje era muy importante para el derecho nobiliario en relación con la sucesión de los títulos, propiedades, derechos y otros usufructos, especialmente en las regiones en que estaba instituido el mayorazgo, sistema en el que el primogénito heredaba todos los títulos y propiedades.
Siendo las Clases Altas quienes tienen las riendas del poder y en gran parte la dirección de un país el apellido ha sido signo de alcurnia (antecesores “ilustres” ya sea por su bravura en los combates, en la industria, la banca, el comercio o en la fundación de instituciones gubernamentales)
Las Clases así han ido de la mano con el antecedente genético, histórico y económico de las familias. Y por estas tres condiciones dichas clases pretenden ser compactas y herméticas, llevando desde sus orígenes la actitud déspota hacia las clases más bajas, esto es la clase alta es déspota ante la media y la baja y la media ante sí misma y ante la baja y la baja es déspota ante sí misma y ante la media y la alta de una manera encubierta, taimada y “ladina”.
Así es en el caso de la clase media y baja se gesta un fenómeno de autodiscriminación  que se traduce en una conducta arribista clamando a un supuesto antecedente genético, histórico y económico (venido a menos) .
Es así que los tres elementos (genético, histórico y económico) son idealizados por las tres clases y son a su vez el sustento de su existencia.
LA REVOLUCIÓN
La Revolución Mexicana intentó hacer una catarsis de clases, al derrocar al dictador Porfirio Díaz  quien había dado demasiados privilegios a las clases media y alta y desamparando por completo a la clase baja.  El refinamiento francés imperante de la época, y las enormes ganancias de las empresas familiares daban una imagen de que México era un país de progreso y socialmente equilibrado.  Pero la realidad era que las diferencias sociales, culturales y económicas eran abismales. Es así que la Revolución que en sus inicios intentó dar justicia a las partes más desprotegidas del pueblo bajo el estandarte de “Tierra y Libertad”  terminó siendo una revuelta donde la traición, la corrupción y la compra de favores era el motor de la misma.
Hubo sin lugar a dudas  mártires de la Revolución (Madero y Zapata) pero sólo quedaron en eso, mártires cuyos nombres e historia se ha usado a conveniencia de quien esté en el poder.
Vendría posteriormente en el México institucional la “Guerra Cristera” que no era otra cosa sino la emancipación de las clases pudientes del país escondidas tras un velo de misa y acarreando a la clase baja a sus motivos.  En este México revolucionario se intenta gestar los nuevos órdenes de clase sin embargo termina en una amalgama de las tres clases preponderantes convertidas en subclases que a la postre no cambian en nada la diferencia e inequidad entre ellas.
La creación de nuevas instituciones esconde en ellas a las clases altas que siempre tendrán el dominio y poder del país, se crea el movimiento sindical que será comprado por el poder creándose una nueva clase política que a base de corrupción se hace de las riendas del país y de su destino.
LOS NUEVOS RICOS
Ante los cambios sociales del siglo XX  aunados a las dos guerras mundiales y la guerra civil española, México entró en una dinámica de mayor industrialización, a su vez que recibió  un buen número de inmigrantes que trajeron su cultura y nuevas formas de hacer las cosas, éstos  vieron en México una gran oportunidad de crecimiento y en pocos lustros llegaron a ser lo que se conocería como “los nuevos ricos”  quienes a través de arduo trabajo y de superación lograron escalar los niveles económicos que se requerían para pertenecer a la clase alta, es así que con dinero en la mano de igual manera se compraron una historia y un antecedente genético.
Los nuevos ricos de mediados del siglo XX eran bien localizados en las zonas más novedosas de la ciudad de México  y del interior de la república, nunca en aquellas zonas de “tradición” como eran conocidas ciertas partes de las ciudades que con el tiempo  conservaron su estatus o bien llegaron a morir. Pues gran parte de las familias de  abolengo sólo tenían historia y genética.
A fines del Siglo XX  la corrupción en México comenzó a tener niveles aberrantes por lo que a la dinámica social se añadieron tres actores : El Narco, El Influyentismo y la Corrupción.  Tres elementos que llegarían cargados de millones y millones de pesos nunca antes vistos.
Las familias de “alcurnia” vieron en un principio con “asco” el advenimiento de la decadencia social, pero a falta de capital cerraron los ojos y ofrendaron a sus hijos e hijas a aquel circo pestilente.          
EL FENÓMENO DE LAS MAQUILADORAS
A principios de los sesentas se comenzaron a conformar como parte de la integración económica  maquiladoras y   a raíz de la crisis económica y devaluación sistemática del peso  durante  fines de los años setenta y principio de los ochentas  se marcó la tercera etapa de la implantación de las mismas dando un mayor augea las maquiladoras en las ciudades fronterizas de la República Mexicana ,la supuesta apertura económica y el sueño de todo mexicano  parecían vislumbrar la solución para tener una vida mejor y salir de la pobreza.
Las zonas menos privilegiadas del país como son Oaxaca, Chiapas y algunas partes de  la sierra  de Puebla, dejaron de emigrar a la ciudad de México en busca de empleo y  vieron con buenos ojos emigrar al norte para encontrar una mejor oportunidad de vida.
Hombres y mujeres  muy jóvenes sin mayor arraigo emprendieron entonces el camino hacia las latitudes del norte de México.
Le migración fue entonces un nuevo fenómeno en los movimientos sociales, no sólo la migración  a otras entidades del país sino al vecino país.
Este grupo de personas se establecieron hacinados en viviendas o cuartos de acuerdo a como iban llegando y se iban acomodando.
El sexo  antes vetado y desconocido para ellos y ellas entonces se volvió algo habitual y una expresión de rebeldía así como un grito  perdido de autoafirmación. Casi niños  y niñas que engendra niños  fue la cuna de la delincuencia y carne de cañón de nos incipientes cárteles de la droga.
Es así que México se convirtió en el siglo XX en un país con  grandes poblaciones fluctuantes y migrantes movidas por el hambre, la falta de oportunidades y la inseguridad.
 “Pocos  hijos para vivir mejor”  era el mensaje de los gobiernos de la tercera parte del siglo XX ante el elevado pronóstico de la población versus la poca oferta de servicios públicos de calidad, sin embargo quienes vieron disminuido el número de hijos por conciencia y conveniencia,   pues sus ingresos debido a tanta crisis y devaluación fueron disminuidos de manera exponencial, fue la clase media  que de ser una familia de  siete, nueve y hasta doce hijos paso a cuatro, dos y uno.
Por otro lado en el doble discurso del gobierno promovía mayor número de mexicanos que significaban mayor número de votos, impuestos y dinero para sus bolsas por lo que se implementaron programas de salud, vivienda y educación con la finalidad de mantener los votos y tranquila a la población, servicios que si bien eran deficientes aumentaron las expectativas de vida en un país donde la edad promedio en 1950  era de entre  cincuenta y sesenta años a 2000 de setenta a ochenta y cinco años. * ( estimaciones camposortega 1997)
Mayor expectativa de vida  servicios médicos al alcance de más sectores.
La religión  y la concepción
Más gente más votos
El fenómeno de las “ladies” y los “juniors”

Psic. Eduardo Sastrías 

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica Política, Crítica Social, dignidad

DIECISIETE DE MAYO

EXQUISITEZ
El amor no tiene género
edad ni número .
No puede ser privativo de unos
ocultamiento de otros,
el amor no ha de ser discreto
ni vivir clandestino
en la oscuridad del pecado
señalado por  la decencia
el amor no se viste para una ocasión
ni se esconde tras una máscara
no se llena de rezos  para morir.
El amor sabe esperar
no tiene puntos ni comas
vive de aire y de sol
se conjuga en segunda persona
crece sin ataduras, sin reglas ortográficas
víctima del  tiempo presente continuo
juega al cómplice de un beso
cuando dos almas en el lecho se quitan la piel.
.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.
Al hablar de homofobia  nos referimos al  término que se ha destinado para describir el rechazo, miedo, repudio, prejuicio o discriminación hacia mujeres u hombres que se reconocen a sí mismos como homosexuales. De todas formas, el uso cotidiano del vocablo incluye a las otras personas contempladas en la diversidad sexual, como ocurre con los bisexuales y los transexuales. Incluso, a aquellos seres que mantienen hábitos o actitudes que suelen ser atribuidos al sexo opuesto, como los metrosexuales.
Esto es ser o parecer homosexual en este país de cualquier forma te convierte en objeto de discriminación y catalogación “intrínseca” por la sociedad como ciudadano de segunda. Con el término de “ciudadano de segunda” me refiero a ser ese alguien a quien no se toma en cuenta en derechos pero sí en obligaciones, a quien no se le atiende  pero se le exige, a quien no se le pone atención en sus opiniones o demandas, pero sí se tiene que ajustar a los que la “mayoría heterosexual” indica.
Me atrevería a subdividir la “Homofobia “en dos grandes rubros:
La intrahomofobia.-  Ésta la describo como ese “miedo”  representado como odio a sí mismo por saberse  homosexual. Generalmente se expresa como el clásico odio hacia cualquier  sujeto que muestre cualquier conducta que proyecte la homosexualidad escondida del agresor. Odio que se proyecta de manera violenta en la mayoría de los casos ya sea verbal o físicamente llegando incluso a “los crímenes de odio”. 
Desafortunadamente las autoridades concluyen y disfrazan en “crímenes pasionales”  dándole todo un marco amarillista, vulgar y decadente a la víctima (occisa) y de una manera subliminal “justificando” la agresión,
La interhomofobia  la encuentro en la misma comunidad homosexual que no respeta ni asume  la diversidad del grupo sobrecompensando el miedo de su  propia homosexualidad con conductas (en muchos de los casos aprendidas o por conveniencia de pertenecer al grupo “dominante”) machistas y agresivas a todo lo que pudiera ser diferente a ellos.
Términos como “La vestida”, “la pasiva”, “la jota”, “la naca”, “el chichifo”, “el chacal”, se aplican dolosamente a individuos que no les ha quedado sino jugar a tener una personalidad inventada o impuesta con la única que han podido enfrentar la vida, no tan linda y bella como hubieran querido.
Es importante tomar en cuenta que por dentro todos somos iguales, todos tenemos sentimientos de amor y de odio, tristeza y alegrías, rencores y frustraciones, soledad y olvido, desamparo y vulnerabilidad, compañía y silencios. Todos merecemos amar y ser amados.
En tanto seamos más congruentes con nosotros mismos seremos más libres y responsables.
Sin embargo en el argot de la comunidad gay desfilan actitudes y voces homofóbicas  bastante desafortunadas como:
¿Eres varonil? Preguntan en los chats tras máscaras de penes y culos, gorras y lentes, avergonzados de lo que ya son desde que nacieron. ¿Eres varonil? Repiten sin tener claro que el ser hombre es el saberse enfrentar a la realidad que uno vive día con día.
¿Qué es ser varonil?  Tener barba, vocabulario de microbusero, cuerpo  robusto, modales agresivos, qué carambas es ser varonil en un país eminentemente machista como México pero con corazón de puta de quinto patio.
“Mejor me meto con una mujer”, otra frase  que resulta hilarante, agresiva y homofóbica,  sobretodo proviniendo de bocas  de homosexuales trasnochados que creen que la homosexualidad es un traje que se quita y se pone bajo una supuesta bisexualidad mal entendida que más bien remite la frustración closetera y que circunscribe a su vida  la actividad de un pene que por demás es poco usado.
“¿Estas limpio?” Es la frase para preguntar si eres o no portador del  VIH,  como si tenerlo te convirtiera en una persona sucia, remontando a la misma actitud hacia los leprosos  de hace dos mil años.
Y se siguen y se siguen las frases que van hilando una cultura homofóbica: “esto sólo es por un rato”  , “ No tengo nada contra los gays, pero no me gustaría tener un hijo  maricón”…
Antes de pedir respeto y dignificación a la diversidad, será primordial ejercitar la tolerancia, la empatía y la hermandad con los demás seres humanos.
                                                                                                Eduardo Sastrías 

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica Social, dignidad, Poesía

¿CÓMO ENFRENTAR UNA QUIEBRA?

En días pasados el pueblo de México fue informado de una noticia que desafortunadamente era de esperarse, sobretodo dadas las condiciones financieras y políticas que orillaron a la empresa Mexicana de Aviación a su quiebra.
Recordemos que en el mismo mes de abril pero de 1988 se dio la sorpresiva e intempestiva quiebra de Aeronaves de México S. A. 
En ambas empresas y ambas quiebras el resultado es miles de familias sin un sustento y arrojadas a las larguísimas filas del desempleo . Muchos de los trabajadores ya con más de veinte años de servicio difícilmente podrán incorporarse al sector laboral donde los requisitos de edad y experiencia cada vez son más estrechos.
Ante este desafortunado panorama los trabajadores de ambas líneas aéreas, en su momento, han enfrentado una crisis que en algunos casos allá por el 1988 los llevó al suicidio, otros quedaron en una indefensión psicológica volviéndolos sumamente vulnerables a todo tipo de “salidas fáciles” que van desde el alcohol, las drogas, la prostitución encubierta y la nulidad.
Dentro de las crisis más fuertes a las que se puede enfrentar el ser humano son :
1.- La pérdida de un ser querido
2.- La pérdida del ser amado
3.- La pérdida de un miembro del cuerpo
4.- La pérdida del empleo
En este caso hablaremos de la pérdida del empleo y su consabida crisis.  Si bien al paso por nuestra vida experimentamos una serie de pérdidas, poco a poco nos vamos resolviendo, superando o sublimando hasta dejarlas en el olvido y otras quedan como una cicatriz indeleble, como es el caso de perder el empleo, en especial si era uno que nos era muy grato y que nos daba “seguridad”
La “seguridad” es un concepto muy amplio y discutido actualmente, ésta se define como la “ausencia de peligro o riesgo”, tomando entonces dicha definición al pie de la letra es entonces imposible “tener” seguridad en este mundo y en nuestra vida ya que desde que nacemos estamos rodeados de peligros y riesgos. Y son precisamente éstos los que nos hacen crecer, aprender y definirnos, pues no hay nada mejor que nos defina como la manera en que nos levantamos.
Ahora bien, es indispensable estar claros que nosotros NO somos nuestro empleo , sino que somos la suma de todas nuestras partes, pérdidas, circunstancias, errores, ganancias, aciertos, alegrías, penas, logros por nombrar tan sólo algunos.
Me voy a permitir dar algunas líneas adquiridas de mi experiencia como extrabajador de Aeronaves de México y como psicólogo que pretenden dar un poco de luz ante la crisis que embarga a los compañeros de la ahora extinta Mexicana de Aviación así como a cualquier persona que haya perdido su empleo.
1.-  El Aquí y el Ahora.-  Ante cualquier crisis surgen una serie de miedos  y voces ocultas que nos llenan de pánico sobre un futuro incierto y en la mayor de las veces trágico y devastador.  Es así que en el tiempo presente estamos viviendo una fantasía futura que no ha llegado y que es muy
probable que nunca llegue a menos que nosotros mismos la propiciemos. Por lo que es muy importante centrarse en el “aquí y el ahora”  para tener la suficiente claridad de las cosas presentes y poder dar el siguiente paso de manera real y firme.
2.- No esperar que las cosas sucedan.- En nuestra mente hay un pensamiento mágico que nos dice que las cosas por sí solas se arreglarán en favor de nosotros y que “otras” instancias, personas, entidades, organizaciones, etc. nos vendrán a resolver el problema. El problema es nuestro y las cosas sucederán en la medida en que pongamos manos a la obra para resolverlo. 
3.- Tener la mente ocupada en cosas constructivas y positivas.- La autoestima juega un papel preponderante ante nuestra calidad de pensamientos, ya que al tener una autoestima baja vendrán aquellas ideas perniciosas que nos dicen “ tú no puedes”, “ no vale la pena”, “ no sirves para nada”, “ ni hagas el intento” , etc. etc.  Tener  nuestra mente en proyectos constructivos y basados en realidades, estructurados, analizados y con una actitud positiva nos dará un nuevo empuje  para lograr nuevas metas. Recuerda que lo que te define es la manera en que te levantes no la queja ni el llanto.
4.- Redefinirse.-  Levantarnos requiere una serie de procesos en los cuales es imprescindible tener un contacto íntimo y profundo con nosotros mismos de tal manera que tengamos claras cuáles son nuestras fortalezas y cuáles nuestras áreas de oportunidad para a partir de este conocimiento estructurar ese nuevo “yo” que está en dinámica constante.
5.- Emplearse.- Ir y repartir CV’s como quien reparte “flyers”  es una labor desgastante lleno de expectativas irreales del  “a lo mejor me llaman” ;  para solicitar trabajo en alguna empresa, organización  o institución es primordial conocer a dicha organización, es exactamente igual que cuando queremos cortejar a alguien, tenemos y queremos conocer todo de dicha persona,  igual tenemos que conocer la empresa, organización o institución para saber cuál es su objeto social, empresarial o gubernamental, qué puedo yo ofrecer, llegar a solicitar trabajo  de” lo que haya” es dar un mal paso, el puesto “de lo que haya” no existe y denota una dependencia estéril que la empresa no quiere. Emplearse significa negociar qué me das y qué te doy, qué cualidades tengo que se ajustan a determinado puesto  y sobre eso se determinan los candidatos elegibles para algún puesto vacante.
Otra forma es autoemplearse; de acuerdo a la definición que hemos obtenido de nosotros mismos, esto es, la manera en que hemos salido adelante de otros baches o pérdidas en nuestras vidas, del análisis que tenemos de nuestras fortalezas y áreas de oportunidad podemos iniciar nuestra propia fuente de trabajo ya sea de manera individual o formando una sociedad con otros amigos que se encuentren en nuestra misma situación.  A mayor  número de pasos  que demos en emplearnos  (o autoemplearnos) mayor confianza en nosotros mismos tendremos.
6.- Capacitarse.- Derivado de nuestras  áreas de oportunidad tenemos un magnífico desafío en capacitarnos en dichas áreas que no hemos podido manejar con facilidad y de manera óptima  por lo general por falta de conocimientos, herramientas técnicas y experiencia que brinda de manera muy puntual una capacitación especializada.
7.- Cuidar los ahorros.- El dinero detenido es dinero estéril, pero tampoco se trata de tirarlo en cosas que no traerán ningún provecho y que quizá sólo sean placebos para no enfrentar nuestra realidad. Aquellos tiempos de bonanza, viajes y lujos han quedado atrás, se avecinan tiempos de mesura, de organización y de hacer más con menos.  Las cosas no dan la felicidad, los retos, las situaciones, la creatividad y los verdaderos amigos  así como la familia (cuando es unida y comprensiva) dan los mejores momentos, bien decía Borges que la felicidad es sólo una serie de momentos que en el paso de la vida nos dan la idea de felicidad.  
8.- Escuchar al Yo Interior.- Parte de la confianza radica en esa voz interior que nos habla para perdonarnos, para estimularnos, para decirnos que somos importantes con nosotros mismos. El querer quedar bien con todos ha sido quizá una actitud que nos ha dejado más que soledad y  olvido. Esa voz interior nunca nos va a señalar con el dedo, ni nos dirá que no servimos para nada, esa voz interior es un remanso de paz, esperanza y fe en nosotros mismos. Es  muy recomendable  ayudarnos con la práctica de la meditación , del  Yoga, o de cualquier otra vía del espíritu    (no confundir espiritual con religioso)  que nos acerque a ese yo interior  y no caer como sucede en las religiones en el pensamiento mágico que nos remite a no vivir en el aquí y el ahora, a entrar en el círculo vicioso de que una mano mágica nos arreglará la vida , etc. etc.
9.- Hacer ejercicio.- Tener una rutina de ejercicio, en especial aeróbico (trotar, andar en bicicleta, etc)  al aire libre oxigenará el cuerpo y el cerebro brindándonos nueva energía y propiciando la producción de endorfinas que son neuroconductores que nos previenen de estados depresivos. Al estar bien oxigenado el cerebro podremos ser más creativos, positivos, asertivos así como conjuntar con mayor facilidad ideas que produzcan nuevos conceptos, nuevos pensamientos y nuevas acciones.
Psic. Eduardo Sastrías  

 

Deja un comentario

Archivado bajo dignidad, PSICOLOGÍA

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Deja un comentario

16 febrero, 2014 · 5:55 pm

CÓMO ME DUELES MÉXICO

 

Veo los debates de los diputados sobre la reforma hacendaria y me da la impresión que en un tianguis hay mejor comportamiento, razón de diálogo y negociación. Veo con tristeza que este país es sólo el reflejo de un pueblo sumido en una especie de depresión que se ha vertido en la adicción al valemadrismo, a las telenovelas y al fútbol. Un pueblo de niños que engendran niños y que se reproducen exponencialmente en número no en calidad reproduciendo niños de la calle, olvidados y rescatados por el crimen organizado, con un gran costo social, político y económico que se traduce en impuestos. Veo unos encumbrados senadores que ven al México que representan como quien ve a lo lejos un bello planeta en el sistema solar pero que no saben si siquiera es habitable. Una clase media cada vez más mediocre queriéndose parecer a la clase alta en su lenguaje, en sus marcas , en conductas y cayendo cada día más en la pobreza, patéticamente ha perdido su condición de clase media y al negarse a sí misma ha perdido el por qué de su existencia, dando paso a un país que si bien antes era diverso y lleno de brillantes colores hoy es patético y oscuro. Un país de unos miles de ricos y una masa que los idolatra. Las Reformas no son sino la consecuencia de una moral perdida basada en el tener y no en el ser. Ante tanta desfachatez, corrupción , inseguridad, robo de todo tipo desde el más vulgar hasta el más encumbrado de cuello blanco, represión (familiar, sí en la familia comienza la represión , social y política) me siento impotente e igualmente patético querer cambiar esta país tecleando en las redes sociales, cuando los mismos jóvenes son excluyentes,( me consta su actitud y conducta hacia quienes ya no lo somos) así es, hablemos claro, en su gran energía e ideas reclaman a su conveniencia, sabiendo que son motivo y pretexto populista de quienes dicen mandar en este país. Veo así con tristeza que a cierta edad y condición no se encuentra eco ni una manera, por lo pronto, más efectiva de hacer algo por este país, que también tiene requisitos de edad y condición, un país que no respeta la diversidad, porque la ha convertido en una gran masa de pobreza y de hambre, un barco que se hunde y entonces “mujeres y niños primero”, aunque sus carteles y slogans digan lo contrario, ¿los demás no tendremos más remedio que esperar que el agua nos colme y nos ahogue? México cómo me dueles.
                                                         Eduardo Sastrías 

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica Política, Crítica Social, dignidad

MUJER

Enseñada a  servir, a ser la “esclava del Señor “desde tiempo inmemorable vive inmersa  y como la gran propagadora de la religión que paradójicamente la discrimina y la segrega a una posición servil en la que se confunden la ética y la moral con la sumisión. Por otro lado es la mujer fálica (Freud)  a quien sólo le interesa ser poseedora del hijo (como símbolo del falo = poder) para manipularlo y convertirlo en el macho que perpetuará su propio martirio.
La mujer ambivalente, polifacética, voluble y visceral que soporta su valentía con el empuje de las hormonas las mismas que en muchas de las  ocasiones opacan su sabiduría, se enfrenta al reto del siglo XXI, un siglo marcado por la ambigüedad, la violencia y la corrupción.
La mujer enemiga de la  mujer, se convierte en la víctima de las dietas, de la moda, del “qué dirán” y la competencia con su mismo género.
En su propio universo  se erige como el único sostén de un nuevo modelo de familia donde el hombre es y ha sido excluido  en muchos casos por decisión propia. La mujer que llena de energía se ha dado a la tarea de subir escaños y llegar a niveles insospechados  en las diferentes disciplinas, se cuentan como científicas, literatas, artistas, ingenieras, arquitectas, madres, presidentas, diputadas y senadoras,  vendedoras, afanadoras, versus  aquellas mujeres que manejan la moneda del cuerpo y los encantos  de su sexualidad de los que se valen para llegar a la supuesta idea de “éxito” de la que finalmente son víctimas  convertidas en putas, rateras, agiotistas, victimarias, secuestradoras, etc. (sobra mencionar nombres) limosneras y tantos,  tantos personajes que han sido musas inspiradoras para novelistas, poetas, cineastas, y artistas plásticos entre otros.
La mujer del siglo XXI deja de ser la mujer tonta y trillada, se enfrenta a nuevos retos  más allá de la “equidad de género”, lo que antes  estaba  vedado para ellas ahora se ha convertido en una oportunidad, sin embargo  es la propia mujer la que deberá tomar sus propias decisiones sin responsabilizar al hombre del éxito o fracaso de las nuevas alternativas.
La lucha ya no es de  estrógenos vs. testosterona , el ámbito a construir es mucho más amplio y equitativo  (entiéndase equitativo como dar y recibir a cada quien lo que le corresponde,  que suele confundirse con igualdad) habrá mujeres que merezcan mayores reconocimientos  que otras, mujeres que con tal de tener una camioneta y pasearse todo el día  traen al mundo a un niño  del que prefieren “deshacerse”   dejándolo en la escuela o al cuidado de terceros  por un buen  horas, y así seguir disfrutando de las clases de tenis, aerobics, el café con las amigas y el ansiado “shopping” en comparación con las “otras”, aquellas  mujeres que se levantan al alba para ir a trabajar en lo que pueden y que tienen que abordar dos o tres autobuses y aún así  ya dejaron la comida preparada para su familia y regresan agotadas al oscurecer para lavar platos y preparar la cena y llevar el dinero a casa. Ambas mujeres son, sin embargo  no pueden verse ni tratarse con igualdad, sino con equidad.
Es a esas mujeres que orgullosas de serlo y más allá de una lucha de género son simplemente ELLAS a las que en este día quiero enviar mi más cariñoso y afectuoso abrazo, celebrando el poder ser partícipe y testigo de su propia historia que las reconoce no sólo por un día, eso ellas lo saben.

 

Eduardo Sastrías 

1 comentario

Archivado bajo Crítica Social, dignidad, Madre/maternidad