Archivo de la categoría: Madre/maternidad

SELENE

SELENE

Anuncios

Deja un comentario

17 marzo, 2014 · 12:11 pm

GÉNESIS

GÉNESIS

Deja un comentario

19 enero, 2014 · 3:26 pm

EL ACREEDOR DEL PASADO


El presente análisis  se desprende de información recibida de forma oral, así como epistolar, periodística y de investigación.  Nunca se trata de un trabajo de investigación sino tan sólo pretende formular una hipótesis de las tantas dirigidas a  explicar el fenómeno de “las mujeres de Juárez”, un fenómeno que desafortunadamente ya no es privativo de esa ciudad y región sino una sombra que va cubriendo a gran parte de este enlutado y jodido país llamado México.
Hace alrededor de 30 años a raíz de la crisis económica y devaluación sistemática del peso  comenzó la tercera etapa de mayor auge de las maquiladoras en las ciudades fronterizas de la República Mexicana en especial Cd. Juárez y Matamoros captando del año 1980( 39,402 trabajadores)  a 1999 (218,630 trabajadores) 45% hombres y 55% mujeres  *. La supuesta apertura económica y el sueño de todo mexicano  parecían vislumbrar la solución para tener una vida mejor y salir de la pobreza.
El incremento de maquiladoras  que desde 1966 se comenzaron a establecer en la frontera mexicana, prometía mano de obra barata y trabajo para tantos mexicanos sumidos en una crisis de económica que bien podría desencadenar en una crisis política derivada de las administraciones irresponsables que se fueron sucediendo desde 1971.
Las zonas menos privilegiadas del país como son Oaxaca, Chiapas y algunas partes de  la sierra  de Puebla, vieron con buenos ojos emigrar al norte para encontrar una mejor oportunidad de vida.
Hombres y mujeres  muy jóvenes sin mayor arraigo emprendieron entonces el camino hacia las latitudes del norte de México.
Si bien venían de comunidades tradicionalistas, cerradas y sometidas a la ley por la ley, donde lo bueno es lo que dicta el cura y lo malo también. Al salir de semejante mundo se enfrentaron con una realidad nunca antes vista ni soñada para ellos. La diversidad de gente, el enfrentarse a un entorno laboral no artesanal sino industrial y la consabida remuneración nunca antes soñada por ellos les deslumbró.
Pero más les deslumbró la libertad, esa de hacer lo que bien les venga en gana  no sólo en sus momentos de ocio sino de pensamiento.
Mujeres de apenas de entre 16 y 30 años de edad  con toda la carga hormonal y llena de estímulos desencadenaron una serie de experiencias que en sus lugares de origen nunca hubieran siquiera pensado, necesitadas de apoyo y de cariño.
Ellos a su vez vieron la oportunidad de tener carne fresca todos los días y en el momento en que su calentura hormonal se los demandara y desarrollaron la violencia sexual como una actividad cotidiana e impune.
Estar lejos del núcleo  familiar y de la estructura social de sus pequeñas comunidades, desencadenó sentimientos encontrados por un lado el extrañamiento y por otro la emoción ante la novedad.
Este grupo de personas se establecieron hacinados en viviendas o cuartos de acuerdo a como iban llegando y se iban acomodando.
El sexo  antes vetado y desconocido para ellos y ellas entonces se volvió algo habitual y una expresión de rebeldía así como un grito  perdido de autoafirmación. En dichas fábricas ellos y ellas se las arreglaban para tener sexo (oral, anal, vaginal) en los baños, detrás del matorral, o donde se les ocurriera.
Esa generación de casi niños engendró muchos, muchos niños que no podían cuidar, que tenían que quedarse en el mejor de los casos en una guardería comunal o al cuidado de alguna mujer  que estaba más interesada por la paga que por el cuidado de los niños.
Niños que crecen viendo como su madre se entrega a cualquier hombre en medio del alcohol y la droga, niños que no saben a ciencia cierta quiénes son en realidad y  como enfrentarse a un mundo hostil, vulgar, y lleno de ignorancia  (sexo-rezos-veladoras-sexo) Mujeres que después quedan abandonadas y sin poder responder a las responsabilidades del trabajo y de los hijos engendrados en una borrachera, un baño público o un auto abandonado.
Qué clase de seres puede producir un entorno que desde su gestación ha estado viciado de violencia, resentimiento, miedos, ignorancia, remordimiento.
Qué ha sido de esos niños que hoy por hoy tienen 15, 20, 25, 30 años  y son parte de grupos criminales que trafican droga, secuestran y usan a las mujeres que una vez fueron sus propias madres como “mulas” para pasar droga y desaparecerlas, el silencio de las fosas comunes cegará cualquier testimonio, o bien para repetir el esquema de odio violarlas (recordemos que la violación es un acto de poder no sexual) , matarlas y desaparecerlas como un signo de borrar aquella imagen  “materna” primigenia.
Las muertas de Juárez son las víctimas de su propia historia y circunstancia, son las víctimas de los hijos que engendraron sin haberlo siquiera imaginado.
Las muertas de Juárez son la punta del iceberg detrás de un sistema de mafias que van desde los cuellos blancos en Washington hasta las narcotienditas de la región cuya materia prima es el genocidio misógino que desecha a ellas las llamadas “mujeres de juárez”
México carga la vergüenza de ser un país que no cuida a sus niños y que somete a sus mujeres física, económica y políticamente (una mujer = un voto)
Antes de buscar y buscar a los asesinos de las mujeres de Juárez, habrá que poner todo el contexto social, económico y político de la historia sobre la mesa para poder esclarecer una tragedia que se originó hace poco más de 30 años.
Eduardo Sastrías
*Globalización, trabajo y maquilas: las nuevas y viejas fronteras en México
 edited by María Eugenía de la O, Cirilia Quintero Ramírez

Deja un comentario

Archivado bajo Crítica Social, Madre/maternidad, muerte

MUJER

Enseñada a  servir, a ser la “esclava del Señor “desde tiempo inmemorable vive inmersa  y como la gran propagadora de la religión que paradójicamente la discrimina y la segrega a una posición servil en la que se confunden la ética y la moral con la sumisión. Por otro lado es la mujer fálica (Freud)  a quien sólo le interesa ser poseedora del hijo (como símbolo del falo = poder) para manipularlo y convertirlo en el macho que perpetuará su propio martirio.
La mujer ambivalente, polifacética, voluble y visceral que soporta su valentía con el empuje de las hormonas las mismas que en muchas de las  ocasiones opacan su sabiduría, se enfrenta al reto del siglo XXI, un siglo marcado por la ambigüedad, la violencia y la corrupción.
La mujer enemiga de la  mujer, se convierte en la víctima de las dietas, de la moda, del “qué dirán” y la competencia con su mismo género.
En su propio universo  se erige como el único sostén de un nuevo modelo de familia donde el hombre es y ha sido excluido  en muchos casos por decisión propia. La mujer que llena de energía se ha dado a la tarea de subir escaños y llegar a niveles insospechados  en las diferentes disciplinas, se cuentan como científicas, literatas, artistas, ingenieras, arquitectas, madres, presidentas, diputadas y senadoras,  vendedoras, afanadoras, versus  aquellas mujeres que manejan la moneda del cuerpo y los encantos  de su sexualidad de los que se valen para llegar a la supuesta idea de “éxito” de la que finalmente son víctimas  convertidas en putas, rateras, agiotistas, victimarias, secuestradoras, etc. (sobra mencionar nombres) limosneras y tantos,  tantos personajes que han sido musas inspiradoras para novelistas, poetas, cineastas, y artistas plásticos entre otros.
La mujer del siglo XXI deja de ser la mujer tonta y trillada, se enfrenta a nuevos retos  más allá de la “equidad de género”, lo que antes  estaba  vedado para ellas ahora se ha convertido en una oportunidad, sin embargo  es la propia mujer la que deberá tomar sus propias decisiones sin responsabilizar al hombre del éxito o fracaso de las nuevas alternativas.
La lucha ya no es de  estrógenos vs. testosterona , el ámbito a construir es mucho más amplio y equitativo  (entiéndase equitativo como dar y recibir a cada quien lo que le corresponde,  que suele confundirse con igualdad) habrá mujeres que merezcan mayores reconocimientos  que otras, mujeres que con tal de tener una camioneta y pasearse todo el día  traen al mundo a un niño  del que prefieren “deshacerse”   dejándolo en la escuela o al cuidado de terceros  por un buen  horas, y así seguir disfrutando de las clases de tenis, aerobics, el café con las amigas y el ansiado “shopping” en comparación con las “otras”, aquellas  mujeres que se levantan al alba para ir a trabajar en lo que pueden y que tienen que abordar dos o tres autobuses y aún así  ya dejaron la comida preparada para su familia y regresan agotadas al oscurecer para lavar platos y preparar la cena y llevar el dinero a casa. Ambas mujeres son, sin embargo  no pueden verse ni tratarse con igualdad, sino con equidad.
Es a esas mujeres que orgullosas de serlo y más allá de una lucha de género son simplemente ELLAS a las que en este día quiero enviar mi más cariñoso y afectuoso abrazo, celebrando el poder ser partícipe y testigo de su propia historia que las reconoce no sólo por un día, eso ellas lo saben.

 

Eduardo Sastrías 

1 comentario

Archivado bajo Crítica Social, dignidad, Madre/maternidad

FLOR DE INVIERNO (Regina Frosty Blossom)

Erase que se era un jardín seco y triste, al que el  inclemente invierno  había dejado desolado.
Todos los días  lloraba y lloraba la desventura en la que vino a caer. Entre lágrimas de rocío apenas y al cielo podía mirar en espera de la primavera. 
Sin saberlo, el llanto alimentó la tierra del jardín y el hielo derritió.
Algo sucedió de repente  que hizo que la tierra  se llenara de gozo y de calor; adelantándose a la añorada primavera,  surgió una florecita, que a pesar de ser muy pequeña, de la tierra salió con el ímpetu de en un árbol convertirse.
Al paso de los días la flor fue creciendo en tamaño  y belleza,  así que el jardín no tuvo que esperar a la primavera para convertirse en uno más de tantos, pues  en su pequeño mundo albergaba un cálido corazón  en el que reinaba el amor de una flor.

Eduardo Sastrías 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento, Madre/maternidad, Microrrelatos

FELICIDADES A TODAS LAS MADRES …

FELICIDADES A TODAS LAS MADRES

A aquellas que eligieron serlo por propio convencimiento y no por simple facultad biológica.
A todas las que lo son, sin necesitar una definición que las justifique.
A todas las mujeres que decidieron ser madres encima del sólo hecho de parir.
A las mujeres que no se cobran facturas ni fabrican machos.
A todas aquellas madres que saben serlo más allá de un ramo de flores, un refrigerador, una aspiradora, una licuadora, o una camioneta.
A todas ellas FELICIDADES…
Y a las otras también ,“felicidades” por haber sabido usurpar un lugar que no les corresponde.

Eduardo Sastrías

Deja un comentario

Archivado bajo Madre/maternidad

ERASE UN DÍA DE LA MUJER

Mujer si puedes tú con Dios hablar, dice la letra de una popular canción, será que la mujer tiene esa cualidad de poder hablar el lenguaje de Dios, o será que Dios la escogió para hablar con ella.
Para John Gray los hombres son de Marte y las Mujeres de Venus, dando a entender que cada uno vive en un planeta diferente y sus percepciones de sí mismos son también opuestas, o sólo serán las actitudes, me pregunto yo.
Pero ya sea de Venus, Plutón o de la Galaxia más recóndita, la mujer es por sí un ser lleno de ambivalencias y misterios que sólo le pertenecen a ella y tratarlos de resolver resulta ser una tarea más que infructuosa, ajena a uno.
La mujer es así y no entiendo ese afán de conocer su esencia como si con ello se quisiera cambiarla a nuestra imagen y semejanza, ¡oh! craso delito humano.
Isaac Asimov dijo con preocupación en el siglo pasado que lo más triste de la vida actual era que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabiduría. Haciendo una analogía un tanto atrevida, qué tal si dijéramos que la ciencia representa en este contexto al hombre y la sociedad a la mujer y así retomando el pensamiento de Asimov podríamos decir que lo más triste es que el hombre gana más rápidamente en conocimiento mientras que la mujer permanece en sabiduría. Y qué hay detrás de una sociedad sino una mujer quien es la que educa y conduce. Cuando por otro lado una sociedad como la nuestra se va a pique habrá que preguntarnos qué estamos haciendo con la mujer. Por nombrar algunos ejemplos, mencionemos a “las mujeres de Juárez”, mencionemos a la imposición de leyes penales y religiosas que se han erigido para que ella no pueda decidir sobre su cuerpo, mencionemos los embarazos no deseados de niñas que engendran niñas, mencionemos las frases tales como “atiende a tu hermano”, mencionemos la vanidad que la etiqueta como objeto en una portada hueca de revista, en un concurso de belleza o en un símbolo sexual, mencionemos los usos y costumbres de ciertas comunidades donde la mujer hoy en día se cambia por una vaca o se vende y se paga como deuda de apuesta, mencionemos a la mujer que se ha emancipado pero que en casa sigue siendo la sirvienta de sus hijos y su periférico marido, o bien la mujer que se ha prostituido dentro de un matrimonio para tener una camioneta y una residencia, en fin, mujer en esta trillada celebración de un solo día que te hacen como para resarcir el daño del olvido, te envío mis felicitaciones.

Eduardo Sastrías

Deja un comentario

Archivado bajo Madre/maternidad