Archivo de la categoría: Microrrelatos

ENTRE DOS REINOS

En un recóndito lugar del universo se juntaron la Distancia y La Fantasía, ellas eran dos reinas de una misma galaxia, estaban hartas de gobernar juntas y querían separase para formar sus propios dominios, había un cinturón magnético que no les permitía separarse y veían atónitas que entre más crecía la Distancia, la Fantasía se llenaba de luz, llamaron a los sabios del cosmos quienes en una mesa redonda discutieron cómo podrían separarse estas dos reinas sin llegar a un acuerdo, hasta que uno de los pajes se armó de valor y se atrevió a hablar frente a  tanto erudito, diciendo que él había escuchado que en algún lugar del universo moraba guardada en una cueva, una espada, los sabios no entendían, pues no habían mencionado ninguna lucha ni la guerra, fue  entonces que el paje les explicó que aquella espada era conocida como “Realidad”  y que su filo era tan  fino que  de un tajo podía cortar hasta un planeta, si se pudiera traer entonces  las reinas  Distancia y Fantasía se podrían separar definitivamente. 
Al escuchar la noticia ambas reinas mandaron a todas sus huestes a recorrer el universo en busca de aquella espada mágica llamada “Realidad , y fue en un planeta seco, árido y sin vida donde encontraron la cueva donde brillaba la valiosa espada, con todo cuidado fue transportada y presentada ante las dos reinas, el problema era quién blandiría  la espada para separar de tajo a las dos reinas. Nadie se atrevía ya que era tan elevada la devoción a sus reinas que el sólo hecho de levantar la espada contra ellas les parecía una blasfemia. Fue entonces que el gran señor de la luz y la oscuridad, el Maestro de los opuestos se hizo presente y dijo que él era experto en el uso de aquella espada, todos quedaron atónitos al ver cómo, sin que le temblara la mano, empuñaba la hoja y con un certero movimiento separaba de tajo a las dos reinas. Los súbditos de “Distancia”  y “Fantasía” comenzaron a gritar vítores ante tal acontecimiento, cuando  de repente, ante sus ojos  veían que sus otroras reinas se esfumaban quedando en nada, en  sólo en montón de arena que volaba hacia aquel planeta sin vida donde pertenecía la espada.
                                                                                                                          Eduardo Sastrías  

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento, Microrrelatos

REALITY


A worm attached to the leaf is perceived (by others) just as a lazy larva waiting to see the light.
Day by day a true story is told inside.
The maggot eventually evolves into  a  butterfly  that skips away from one place to the other, her name is Reality, she is subtle, delicate, clever, apparently objective, free and reliable but no one owns it, maybe not even herself. 

Eduardo Sastrías 

3 comentarios

Archivado bajo Microrrelatos

EL GLOBO

Érase un burócrata a quien un buen día lo inflaron con helio.
A cada inyección del insípido gas, perdía el suelo y comenzaba a elevarse.
Al principio se mareó  pero en unos minutos se acostumbró a flotar.
Subía y subía; para él los demás semejaban hormiguitas, creyó incluso ser dueño de la voluntad ajena.
A medida que ascendía dejó de ver hacia abajo, ¿para qué?,él era el amo del universo, una especie de semidiós.
La ley física hizo de las suyas pues al llegar a la estratosfera se reventó, cayendo en pedazos al suelo para ver como otro burócrata igual que él era inflado.
Eduardo Sastrías 

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelatos

El camino al infierno está lleno de celos.

Eduardo Sastrías

Deja un comentario

Archivado bajo Microrrelatos

FLOR DE INVIERNO (Regina Frosty Blossom)

Erase que se era un jardín seco y triste, al que el  inclemente invierno  había dejado desolado.
Todos los días  lloraba y lloraba la desventura en la que vino a caer. Entre lágrimas de rocío apenas y al cielo podía mirar en espera de la primavera. 
Sin saberlo, el llanto alimentó la tierra del jardín y el hielo derritió.
Algo sucedió de repente  que hizo que la tierra  se llenara de gozo y de calor; adelantándose a la añorada primavera,  surgió una florecita, que a pesar de ser muy pequeña, de la tierra salió con el ímpetu de en un árbol convertirse.
Al paso de los días la flor fue creciendo en tamaño  y belleza,  así que el jardín no tuvo que esperar a la primavera para convertirse en uno más de tantos, pues  en su pequeño mundo albergaba un cálido corazón  en el que reinaba el amor de una flor.

Eduardo Sastrías 

Deja un comentario

Archivado bajo Cuento, Madre/maternidad, Microrrelatos